Ranas, sapos y príncipes azul Klein

Estándar

Hombres.

Una de las cosas que cambió en mi vida al mudarme a Madrid fue la cantidad de capull… de hombres que he conocido. Esta Provinciana se puso “ciega a citas” en los primeros meses. En el pueblo, al final, conoces a todo el mundo y todo el mundo te conoce a ti… o peor, todo el mundo conoce TODO de ti. Ya no hay gente nueva que conocer… y te toca mirar hacia afuera… y no, mejor no lo hagas en el pueblo de al lado.

Así que, mi mudanza a la big city trajo consigo muchas noches absurdas. Parecía que estaba en pleno maratón, gente que conocía en aplicaciones de dating, amigos de amigos, personajes que conocí en museos (ligué dos veces, una en el Thyssen y otra en el Reina Sofía… NO lo recomiendo. A los museos se va a apreciar el arte, ¡mesura, chicos, mesura!)… Voy a resumir mi experiencia gráficamente:

http://www.pinterest.com/pilimozos/365-monigotes/

Ahora lo llaman “Zumo”

Que, no nos engañemos, los zumos son buenos, si son naturales,  con todas sus vitaminas. Pero mucho zumo industrial azucarado… pues eso. Que no tiene tantas vitaminas.

Al final me cansé de tanto exprimidor, para pena de mis amigos del pueblo, encantados con todas mis historias.  Una de las cosas que más me gusta es seguir escandalizando a mis amigos del pueblo, lo tomo como deporte, camino de las Olimpiadas.

He conocido un gran número de ranas, sapos, y demás batracios. A cada cual más capull… más majo. Desde los de “sólo zumo“, a los “es que no te veo como madre de mis hijos“, “yo sólo busco amistad“-y te lo dicen después de besarte- (VENGA, VA, no te gusto y punto), “yo no soy cómo los demás, podemos hacer zumo ahora y seguro que te llamo la semana que viene” (huí, MUY rápido), “me gustas mucho, me encantas, pero mira, mejor no” (¿hola?) y un largo etc.

Mi Rana Favorita

Con esta Rana: SÍ

A cada cita mi cara de WTF (what the f_ck?!) aumentaba. Por lo que he decidido darme un tiempo de “barbecho”. Y dejar que los batracios vuelvan a la charca. No hay prisa.

He llegado a plantearme que tengo “el pilotito” estropeado o soy yo la que está “mal hecha” o es defectuosa. En el pueblo ya me decían que se me había pasado el arroz, pero yo soy más de fideuá, así que no me preocupa. Mi madre me dice que si me voy “a quedar para vestir santos o desnudar borrachos“. Yo le digo que prefiero lo segundo, si es que se me permite elegir.

Leí en Twitter que las mujeres somos tan complicadas que cuando encontramos al “Príncipe AZUL” no es del tono que queremos. Pues yo lo tengo clarísimo. El mío, que no existe, tiene que ser Azul Klein, o si echamos mano de la pantonera, sería el color Pantone 2736 C

La pantonera

La pantonera

Mientras el “Pantone 2736 C” se decide a hacer acto de aparición y conquista, yo intentaré alejarme de la charca.. …o no, que a veces un poco de zumo, apetece.

Anuncios

5 comentarios en “Ranas, sapos y príncipes azul Klein

  1. Al final el azul del príncipe destiñe, el caballo es alquilado y el Castillo tiene goteras y huele a cuadra, pero oye, hay que aguantar y ¿besar? a muchos zsaposz y ranasz para dar con algún príncipe (o princesa) como Audrey H. en Vacaciones en Roma. Eso si que era una princesa, leñe. Conocer a alguien que sea dueña de un 23% de todo lo que transmitía me conformo. Quizás sea demasiado..
    Besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s