¿Mariposa o capullo?

Estándar

No, no es ninguna pregunta trampa. Y no, no tiene nada que ver con las recientes festividades del Orgullo Gay en Madrid.

Las cuales me han fascinado, todo sea dicho. Nunca había visto Madrid así: tan loca, tan abierta, tan desfasada, tan… tan… tan… de todo. Y es que: “no hay en España tantos gimnasios para mantener todos esos CUERPOS esculturales”.  Mi yo más provinciano se llegó a escandalizar con tanto pectoral duro de pezones erectos, incluso llegué a temer que alguno me sacara el ojo si no llevaba cuidado… Pero, que por esta provinciana, pueden repetir las celebraciones 2 o 3 veces al año. Muy a favor, oigan.

Quería hablarles de los CAM-BIOS. Y es que si quieres llegar a ser mariposa, tienes que aceptar los cambios (y mutar con ellos-adaptarte-), o puede que te quedes en capullo. Y si una cosa me ha quedado clara es que: “CAPULLOS NO, gracias”.

La gente se compromete, se sigue casando y HASTA se reproduce. La gente se muda, se emancipa, se va o se queda. Las conversaciones van sobre partos, cuánto pesó tu bebé al nacer, despedidas de soltera, menús de boda, primeras palabras, epidurales, compromisos, mudanzas, nombres de bebé… y hasta divorcios. Y es que “estamos en la edad”… Y esto es lo mismo tanto si vives en el pueblo como si ya campas a tus anchas por la gran ciudad. Estas cosas pasan.

Vivir estos cambios de la gente que quieres es bonito… pero a veces, asusta. Incluso te hace pensar que, tanto elegido como asumido, tú eres ésa excepción, ése bicho raro que pica (“¿qué bicho raro te ha picado?”- yo, yo misma soy ése bicho), a la que no le pasan estas cosas.

A la que suscribe le pasa de todo, menos de lo convencional. Y es que quizás mi capullo está aún por eclosionar. “O yo estoy aún por criar“, que dice una amiga. O que debido a mi impuntualidad crónica, siempre llego tarde a todo. Incluso a mi vida.

Mientras, disfruto de la etapa “de capullo”… intentando que mi maltrecha cuenta  (nada) corriente sobreviva a todas estas despedidas, bodas, nacimientos y demás CAM-BIOS.

Y está bien así. Ya me convertiré en Mariposa… o no.

 

El gatico de la suerte

Maneki Neko, El gatico de la suerte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s