Una Modernilla sin Calderilla (I). Aventuras de.

Estándar

 

Pues sí. Hablemos de dinero. Sucio y asqueroso dinero.

Me gustaría tener la oportunidad de comprobar si el ser inmensamente rica me hará peor persona. Pero, por ahora, no lo puedo usar de excusa. Sólo me queda echar la culpa al “es que el mundo me hizo así“.

Mientras descubro cómo hacerme rica (legalmente), sin pasar por el matrimonio con un acaudalado octogenario suizo o sin pasar otras sustancias, entre otros planes de dominación mundial, expondré públicamente mis “truquillos” para sobrevivir sin calderilla en la capital.  Que aunque el dinero no lo sea todo, el postureo sí. Y una es muy moderna cuando quiere.

Ahí va, en cómodas pildorillas de sabiduría concentrada (que si se ahorra, se ahorra también en espacio y tiempo).

LA GUÍA DEFINITIVA DE LA MODERNILLA SIN CALDERILLA (Pendiente de patente).

Las coquetas y croquetas a la Coquette

Las coquetas y croquetas a la Coquette

  • Desayunar fuera*

Me encanta desayunar fuera, ¿a quién no? Recientemente, y por pura casualidad, he descubierto un sitio dónde te resulta incluso más rentable ir a desayunar que encender tu propia cafetera (la factura de la luz da tanto miedo que estoy por elegirlo cómo disfraz de Halloween este año). Y este sitio, también da miedo:

¡HACIENDA!
Calle de Guzmán el Bueno, 139
Madrid

Sí. No estoy de broma. Café con leche y una señora tostada con tomate (entera, pues no me dejaron pedir media- igual es porque si pido media ni me cobran-): 1,25€.

No es la cafetería más “cuqui” de Chamberí, y si lo posteas en Instagram posiblemente te baneen de la aplicación. Pero no pidamos olmos a la pera.

Tip: es aconsejable ir antes de las 11, que es cuando los funcionarios toman la cafetería en tropel.

  • Hummus infinito

¿Alguien había oído hablar de la tradición italiana del Apperitivo? Comida buffet de buena calidad por, no sé, 5-6€.. ¿no? Pues yo tampoco. Hasta que alguien me llevó y creó un monstruo.  Buffet suena fatal, lo sé, pero es uno italiano. Y eso lo mejora.

Los camareros son majísimos, me encanta el Hummus que sirven y el salmorejo tiene droga. Seguramente. El local es moderno y viejuno sin pretenderlo y está en pleno Malasaña. ¿Quieren más? Mejor no vayan y dejenmelo todo a mí.

Para cenar de miércoles a domingo, a partir de las 9:30. Tomas tu copa de vino y comes hasta cuando quieras o se acabe (lo que pase primero) por ¡¿5€?! La comida suele ser: hummus, salmorejo, pasta, ensalada, cous-cous, tabulé, y algo más (carne).

No me pagan por esto. Pero podrían.

Va, lo suelto ya: Pepa Tencha.

  • Museos/Exposiciones

Pues sí. Ir a Museos y Exposiciones puede ser una actividad divertida ¡y gratuita!

No todo en Madrid es beber y beber. El 10 % restante del tiempo está bien emplearlo en otra cosa. Además de dormir. Todos los museos tienen un horario gratuito. Como los lunes de 12 a 16 en el Thyssen (nadie dijo que el horario fuese el más idóneo). Sólo hay que mirarlo en sus webs o como yo, en mis 5 guías de Madrid.

Los hay gratuitos, como el Museo ABC (particularmente uno de mis favoritos) o el Tiflológico (que merece la pena, por curioso). Entre otros.

O como las exposiciones temporales de la Fundación del Canal Isabel II, el Espacio Telefónica o la Fundación Mapfre. A los “modernos cOOlturetas”, esta info les debería ya de sonar.

Sólo hay que tener un poquito de interés, poseer unas 7 guías sólo de Madrid, y, además, seguir los muchos-blog que se escriben sobre Madrid y sus millones de actualizaciones (Madridfree, Madridcool, Madriddiferente, lamadrimorena, quéhacerenMadrid, undíadiferenteenMadrid… etc, etc etc)… o me pueden llamar a mí. Y les doy el parte.

El meteorológico también. Pero éste va con tarifa.

  • Las cañas de fin de mes

Y del principio. Y del medio. Y de siempre. Es verdad que hay muchos sitios en Madrid dónde tomar cañas baratas. Pero no dejan de ser franquicias (y como buena Modernuela, reniego de ellas, aunque algún día me vean por allí… yo siempre negaré la mayor) y es “dónde va todo el mundo“. A los modernos de verdad nos encantan los bares-de-toda-la-vida. LO VIEJUNO. Dónde posiblemente generaciones de madrileños tomaron allí sus cañas, y los que aún viven, continuarían yendo a jugar sus partidas de MUS y JULEPE, sino fuera porque ahora sólo hay “viejóvenes” modernos. ¡Tan de los 80! ¡Tan mítico! Castizo sin pretenderlo, sí señor.

Son los sitios que se te quedan marcados, cuyo recuerdo tarda en irse, como el olor a aceite en el pelo y en la ropa cuando vas. Eso también tarda en irse. Cañas a 1,20€ y sandwiches mixtos a 1,50€, bien merecen una ducha.

¿Dónde? Pues dónde va a ser, si parece que no salgo de Malasaña: Palentino

  • Conciertos de Jazz/Blues y ¡pipas!

En una de las bocacalles de Arenal, cerquita de Sol, hay un lugar coquetuelo, escondido, una especie de cueva, no muy grande, pero que esconde un tesoro: conciertos de Blues y Jazz en vivo, ¡y gratis! Los martes-miércoles-jueves. Entre las 10-11pm. Entras, pides algo de beber, te aposentas… Y a disfrutar.

Por si ya fuera poco tanto placer terrenal, acompañan la bebida con pipas. No me miren así, en algunos lugares no ponen nada con la bebida; por no poner, ni buena cara.

Hagan el favor y visiten La Coquette

  • Pajaritas Vintage

Una no puede llamarse Moderna y no vestir cómo tal. ¿Qué cómo visten las Modernas? Pues no lo sé, a mí no me miren.

El caso es que ir a la moda es MUY CARO, hoy en día. Más que nada porque las modas duran tanto como el amor o la batería del móvil. O como todo: que no dura nada. Cuando te puedes comprar los vestidos con estampados de piñas, se llevan los estampados de Flamencos. Tú vas a por la camisa vaquera de turno, y se llevan las de cuadros… y así voy yo. Que no me aclaro.

Luego está lo que voy a llamar como “EL PARADIGMA DE LA ROPA DE SEGUNDA MANO”. Está usada, a veces huele raro. O tiene taras, agujeros y algún descolorido, o descosido… ¡pero vale más dinero que comprarte algo nuevo! (al menos en España).

Señores, seamos sensatos: debería ser más barata. O incluso podrían pagarte una limosna por llevarla puesta. Pues no. Vale cara. Y encima es guay. Es chachi. Es cool. Es moderno vestir como tu abuela. O como tu tío el leñador que no conocía el afeitado.

En toda esta vorágine, yo misma como defensora a ultranza de las PAJARITAS (divinas!) he encontrado un lugar dónde las venden a 5€. Y son simplemente maravillosas. Y extrañas. Ochenteras. Horrendas. ¡Las quiero todas!

Me veo en la tesitura de revelarlo o no, pues cada vez que me cojo un disgusto, se me pasa con una pajarita. No, no como helado (mi madre siempre dice que “estoy mal hecha“; ella lo sabrá, digo yo.)

Pajarita-pajarraca-pajaruela

Pajarita-pajarraca-pajaruela

Como tampoco es que este blog lo lea mucha gente, aquí va: RETRO CITY

 

Prometo salir de Malasaña en la siguiente entrega de la Guía de la Modernilla sin Calderilla.

¡Lo prometo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s