Y dando gracias…

Minientrada

Querido hombre-hielo;

llevo tiempo sentada

en tu muro de indiferencia

con mi falda más corta.

Y las piedras se me antojan

frías;

ni sé cómo ponerme ya

para ponerte a ti

de frente.

Me tienes del lado

triste y

cansado

del que ya no tiene ganas

ni fuerza

para seguir

esperando sentado.

Que no hay

peor espera

que la desconcertante NADA.

Que no,

que ya no.

Anochece

y es en mi ánimo.

Cansada de

esta guerra fría

en la que yo soy ambos bandos.

Me hastío de lucharte.

Me daño con el alcohol

del ron

que no cura las heridas

que ya no me provocas.

Como ya no lo hace

mi falda más corta.

Ahí te quedas.

MURO

FRÍO

PIEDRA

ALCOHOL

Y MESETA.

Que ya voy a acariciarme el corazón, y a calentármelo un ratito.

Yo sola.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s